Síguenos en Facebook    Síguenos en Twitter    Contactar   

Ceremonia de Despedida Civil

La ceremonia civil es una despedida personalizada que nos une en el recuerdo de la persona que nos ha dejado. Así, las palabras, a través de la lectura de poemas, proverbios y de otros textos -- que incluyen una parte personal que recuerda las anécdotas, el carácter y/o la trayectoria vital de la persona difunta --, nos acercan a su persona, a su esencia, en definitiva, a lo que ha sido y ha significado para nosotros.

En Servicios Funerarios Islas Canarias, sabemos que la personalización de la ceremonia de despedida civil, por parte de la familia y amigos, ayuda a que el proceso de duelo, se realice de una forma más sana, además la misma es una de las mejores recomendaciones, que nos ayudara a superar el proceso del duelo. Para conseguirlo, un equipo de profesionales, los maestros de ceremonias, facilitará a los familiares y amigos, todos los recursos necesarios para dicha personalización y confeccionará, conjuntamente con ellos, el texto que servirá de base para la ceremonia civil. Una vez realizada, si la familia así lo desea, se entregará una recopilación, por escrito de la misma.

No obstante, en Servicios Funerarios Islas Canarias, mantenemos todo aquello relacionado con la confección de ceremonias civil, en constante evolución con la búsqueda eventual de nuevos formatos de presentación de los textos, integrándolos en las nuevas tecnologías, como por ejemplo los soportes digitales.

En este tipo de Ceremonia Civil, no caben signos de representación religiosa.


Ceremonia de Despedida Láica

Con el auge que están teniendo las celebraciones laicas, de matrimonios, nacimientos y otras, donde se sustituye la celebración puramente religiosa, por una celebración laica, con signos religiosos, o sin ellos, a petición de los familiares.

La sociedad actual ha incrementado la demanda de ceremonias de despedida y homenajes laicos, para sus seres queridos que han muerto. Estas ceremonias, desde el punto de vista psicológico, tienen una función preventiva en el proceso de duelo, de la familia y de su entorno cercano, que han sufrido la pérdida.

En toda nuestra Comunidad Autónoma de Canarias, están cambiando las costumbres funerarias de forma acelerada, desde que entraron en funcionamiento los tanatorios y los crematorios. De tal forma que ya prácticamente a casi todas las personas que fallecen las trasladan a los tanatorios que existen, y luego un alto número de estas personas, son incineradas, en vez de ser inhumadas.

En la sociedad actual se van solicitando por muchos familiares de los difuntos una despedida laica, en vez de tener una despedida puramente religiosa, muchas veces atendiendo a deseos expresos de los difuntos, o al deseo de sus familiares.

Una celebración de despedida laica, supone un homenaje a la persona difunta, basado en su perfil, y en los aspectos más relevantes, de su vida.

Así se ofrece a los familiares y amigos la posibilidad de participar en el acto de despedida con la lectura de poemas o textos relacionados con los difuntos y la audición de música en crematorios y cementerios acompañada de una decoración especial, donde no suelen faltar las flores.

En nuestra empresa, ya disponemos de personas expertas en estas ceremonias, llamados los “Maestros de Ceremonias”, personas que te ayudarán a que las despedidas de tus seres queridos, sean algo inolvidables.

En las estancias del tanatorio o crematorio, ya se pide música ambiental, generalmente clásica, aunque también se solicitan aquellas canciones que significaron algo importante para el difunto o su pareja.

El papel de los sacerdotes de consolar a los familiares, está siendo sustituido por psicólogos, especialmente en las muertes más trágicas y sentidas.

Personalmente, he asistido a varias ceremonias de despedida laica, y en presencia de los familiares y los fallecidos, recuerdo un hermoso poema, que se recitó en una de ellas, el siguiente poema de Eduardo Galeano.

Utopía:

Si damos un paso, la utopía se aleja un paso.
Si damos dos pasos, la utopía se aleja dos pasos.
Y así sucesivamente...
Entonces ¿Para qué sirve la Utopía?
Para caminar, hijo, para eso sirve la Utopía.